Otra vez Abisai. Esta vez traía cristalina sustancia

Héctor Miranda