Organizó una cundina… pero no quiso entregarla

Héctor Miranda