No quiso pasar el gasto y terminó en el Cereso

Héctor Miranda