No dejan los ladrones descansar ni a los muertos

Héctor Miranda