Muerte de federales, de dos en dos

Héctor Miranda