Mató a su padre por que unas voces se lo ordenaron

Héctor Miranda