Machete en mano, se rehusaba a salir de terreno invadido

Héctor Miranda