Los resquicios oscuros del Teatro, recurridos por alimañas nocturnas

Héctor Miranda