Los arrestaron por posesión de droga. “Es que necesitamos presentar trabajo” justificó el policía

Los policías desmantelaron el coche en el que fueron detenidos y para dejarlos libres pidieron tres mil pesos de fianza, rehusándose a emitir recibo alguno, confiesa Ismael González Pelayo, uno de los agraviados.
Los policías desmantelaron el coche en el que fueron detenidos y para dejarlos libres pidieron tres mil pesos de fianza, rehusándose a emitir recibo alguno, confiesa Ismael González Pelayo, uno de los agraviados.

 “Voy a meter una denuncia, me dijeron que fuera a la Contraloría y a Tránsito, con el director […] en la multa tiene que salir quién me la puso, ¿no? La multa la tengo, tengo los papeles, anduve en eso, pero a pie, todo jodido, con la pinche moral hasta los pies”.

Policías municipales los detuvieron en un estacionamiento y los multaron por dos situaciones aparentemente contrarias en lo absoluto: pasarse un semáforo y estacionarse en zona prohibida. En las oficinas de Tránsito fueron fotografiados para salir en la nota roja al día siguiente, por supuesta posesión de droga. Los encerraron de martes a viernes. Los policías desmantelaron el coche en el que fueron detenidos y para dejarlos libres pidieron tres mil pesos de fianza, rehusándose a emitir recibo alguno, confiesa Ismael González Pelayo, uno de los agraviados. “Estaba yo en el estacionamiento, me llegaron los policías, me revisaron y me empecé a reír de ellos porque no traía droga, nada, y de todos modos me agarraron y me esposaron, me subieron a la patrulla y me trajeron a Tránsito”.

El martes 22 de junio, alrededor de las ocho de la noche, González Pelayo, trabajador de ROFOMEX, no encontraba suerte en Caliente, por lo que su ludopatía lo empujó al Casino Central, donde fue arrestado por policías municipales, acompañados de una persona vestida como civil, fueron acusados injustamente por posesión de drogas, y al ser liberados, los oficiales confesaron que sólo lo hacían para presentar trabajo. Asustando a la esposa del minero, la convencieron de que ambos serían encerrados por venta de drogas, cobrándole tres mil pesos de multa. Después de conseguir la fianza, la esposa de González Pelayo solicitó un recibo a los policías, quienes no quisieron entregarle ningún comprobante de pago, “que ahí quedaba, dijeron”. “Nos sacaron para tomarnos la foto con unos sobres […] nos sacaron en el periódico, que por droga […] ya de ahí nos pasaron aquí, a la UMAN, y ya de ahí nos cobraron una multa por salir, y le dije ‘oye, ¿cuál droga?’, ‘es que necesitamos presentar trabajo, dijo’”.

Al querer recoger su coche del área de detención, notó inmediatamente que desmantelaron su coche, además de dejarlo sin otras pertenencias personales. Los policías robaron estéreo, herramientas, “bajo, epicentro y amplificadores […] ni pa’l pesero me dejaron, ni nada”.

http://www.youtube.com/watch?v=zhj4EMY7yf4

¡Comparte!

* * *