Los agarraron vaciando una céntrica vivienda

Héctor Miranda