Lo sometió el dueño de la casa donde estaba robando

Héctor Miranda