Lo proyectó una descarga eléctrica desde un segundo piso

Héctor Miranda