Lo mandaron al Cereso por no pasar el gasto

Héctor Miranda