Lo dejaron los amantes de lo ajeno sin el Rolex y su esclava de oro

¡Terrenos a cuatro minutos del centro de Cabo San Lucas!