Lo dejaron los amantes de lo ajeno sin el Rolex y su esclava de oro

Héctor Miranda