Lo dejaron cuidando unas palmeras, pero mejor las vendió

Héctor Miranda