Lo agarraron trepando una barda y resultó que tenía una orden de reaprehensión

Héctor Miranda