Lo agarraron trepando una barda y resultó que tenía una orden de reaprehensión

¡Terrenos a cuatro minutos del centro de Cabo San Lucas!