Lo agarraron en casa ajena aspirando los vapores de un foco

Héctor Miranda