Lo agarraron corriendo por los techos de lámina

Héctor Miranda