Le robó a un dulcero su pesado cazo de cobre

Héctor Miranda