Le fueron a embargar, pero ya había vendido a otro la cosecha

Héctor Miranda