Le dieron sus celulares para reparación y huyó con ellos

¡Terrenos a cuatro minutos del centro de Cabo San Lucas!