Invadieron un terreno y “hágale como quiera” le dijeron al legítimo dueño

Héctor Miranda