Corría a medianoche con un DVD en las manos

Héctor Miranda