Hasta Tijuana huyó para no entregar la “cundina”

Héctor Miranda