Hasta con la registradora cargó Evelio

Héctor Miranda