Hasta con la despensa cargó un amante de lo ajeno

Héctor Miranda