Fingió damita su propio secuestro

Héctor Miranda