En lugar de arreglarle el auto, el carrocero lo vendió en partes

Héctor Miranda