En lugar de arreglarle el auto, el carrocero lo vendió en partes

¡Terrenos a cuatro minutos del centro de Cabo San Lucas!