El dueño del corralón le desmanteló su carro y lo vendió en partes

Héctor Miranda