Dejó limpiecito un auto… pero de lo que guardaba dentro

Héctor Miranda