Damita terminó estampada en un poste de luz

Héctor Miranda