Cuchillo en mano, mantuvo el Stich a raya a los ministeriales

Héctor Miranda