Con un mecate arrancaron un teléfono público

Héctor Miranda