Con revólver al cinto, se paseaba en Plaza La Paz

Héctor Miranda