Con lujo de violencia, el Cheko Neri asaltó un minisuper

Héctor Miranda