Con las manos vacías, golpeado y mordido por un perro, terminó un ladrón

¡Terrenos a cuatro minutos del centro de Cabo San Lucas!