Con las manos vacías, golpeado y mordido por un perro, terminó un ladrón

Héctor Miranda