Con la ropa ensangrentada y lavando el pickup lo sorprendió la ministerial

Héctor Miranda