Con golpes y patadas mantuvo El Chetos a raya a los ministeriales

Héctor Miranda