Con escuadra al cinto, se paseaba por las calles cabeñas

Héctor Miranda