Con el portón abierto, dormía la mona el velador de una primaria

Héctor Miranda