Como santocristo dejó un herrero a su rival

Héctor Miranda