Ciudadanos y policías con los pelos de punta

Héctor Miranda