Casi pierde la nariz y el labio al manipular una sierra de disco

Héctor Miranda