Casi lo degüellan con el gollete de una botella

Héctor Miranda