Aún encerrado, al Daguer le siguen saliendo delitos

Héctor Miranda