Atado y a brincos, escapó un menor de sus plagiarios

Héctor Miranda