Aprovechó que la casa estaba sola para llevarse un plasma y una laptop

Héctor Miranda