Al grito de “hazle como quieras” se negó a entregar terreno que ya le había sido pagado

Héctor Miranda