Al Chima le gustó tanto un estéreo ajeno, que se lo llevó a su casa

Héctor Miranda