Al Cereso por no pagar la cundina

Héctor Miranda